La calidad del aire está relacionada con la cantidad de gases, aerosoles, temperatura y humedad en el interior de una estructura.